¿Debe la mujer someterse? los mexicanos creen que sí

EQUIDAD 21/11/2017


Sinaloa.- En México aún persisten situaciones graves de machismo que ponen a las mujeres en una situación de desventaja, como pedir permiso para trabajar o para salir; así como la idea de que deben hacer las tareas del hogar y que son las encargadas de la maternidad y del cuidado de los hijos, por lo que en muchos casos viven bajo el yugo de la violencia.
Así lo reveló la publicación «Géneros asimétricos. Representaciones y percepciones del imaginario colectivo. Encuesta Nacional de Género», editada por la Universidad Nacional Autónoma de México y dada a conocer en días pasados.
Patricia Galeana, académica de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, investigadora de esta obra, señaló a EL DEBATE que existe un grave rezago como sociedad: «Lo podemos ver todavía en forma más drástica, más grave, en el tema de violencia, en donde los resultados son gravísimos», destacó.
De acuerdo con el 88 por ciento de los encuestados, la violencia es parte de la vida familiar, idea que surge a raíz de la violencia física vivida en la infancia. El 68 por ciento de los hombres y el 57 por ciento de las mujeres así lo padecieron, explican.
"La violencia genera violencia, entonces si estos niños fueron golpeados por sus padres, pues cuando ellos crecen también golpean», indicó. «Es una visión todavía patriarcal en la cual el hombre es el fuerte, es el que manda, y la mujer es la que debe de obedecer, además de dedicarse a darle hijos", agregó la investigadora.
COTIDIANIDAD DE LA VIOLENCIA
Para Galena, otro punto a destacar y que es alarmante es la propia aceptación de la violencia en contra de las mujeres, ya que el 18 por ciento de las personas entrevistadas aceptó que las mujeres pueden ser golpeadas cuando es necesario corregirlas; mientras que el 32 por ciento justifica estos golpes bajo el argumento de defenderse si ella es la que falta al respeto o golpea.
Esta situación se da en todos los estratos sociales, inclusive en aquellos en donde la mujer tiene estudios universitarios.
"Lo que nos están diciendo estos datos duros es que no ha cambiado la mentalidad para tener un respeto por la persona, independientemente de su sexo", señaló.
NARCOTRÁFICO
De acuerdo con la investigadora de la UNAM, el combate contra la violencia hacia la mujer se debe trabajar en tres aspectos al mismo tiempo:
1.- Que haya una ley de no violencia contra la mujer con una real difusión, pues en la encuesta sobresalió que son los hombres los que conocen más de esta ley que las mujeres.
2.- Que no solo en el aula se dé esta educación, sino a través de los medios masivos de comunicación, porque la violencia al interior de las familias es un asunto de la propia sociedad.
3.- Enseñar que la violencia genera violencia. «En Sinaloa, desde cuando está la narcocultura de los jovencitos, que le quieren poner vidrios oscuros a sus coches para que crean que son narcos, y las muchachitas que están muy contentas de ser novias de un narco», ejemplificó, lo cual muestra una cultura que en vez de sumar, resta el trabajo en pro de la mujer, explicó.
SEXUALIDAD
La experta destaca que parte de esta dinámica de violencia tiene que ver con el despertar sexual y los noviazgos a muy corta edad: «Ahora las y los jovencitos tienen relaciones terminando la primaria o que en sexto año ya están con juegos sexuales, y cuando por alguna razón la niña no acepta, pues viene la violencia y la someten», explicó la investigadora.
Este tipo de relaciones antes se daba tardíamente cuando las parejas regularmente ya estaban casadas. Desventajas que no solo se abocan al aspecto de violencia física, sino también psicológica y emocional, pues en pleno siglo XXI las mujeres continúan solicitando permiso para realizar actividades, como el trabajar (23 por ciento) o hasta para ir a la calle; un 40.7 por ciento para salir solas de día; y 49.8 por ciento de noche. Así lo revela la encuesta de la UNAM que se realizó en colaboración con el Instituto de Investigaciones Jurídicas.
Patricia Galeana destacó la situación económica que viven las mujeres al interior de sus hogares, unas que son amas de casa sin recibir ninguna paga, y aún así sienten que no hacen nada valioso, así como las que trabajan y aportan a la economía del hogar, pero no pueden decidir cuando se trata de un gasto significativo.
Señalo:
"Para las tortillas, para la comida, pero si se va a comprar una televisión o si se va a invertir en un departamento, entonces las decisiones las toman los hombres".
LA CÉLULA SOCIAL
Parte de este sistema machista se puede ver plasmado desde la asociación de las palabras hombre y mujer con ciertas ideas sumamente arraigadas; es decir: el 33.1 por ciento asocian hombre con la fuerza física; mientras mujer con la maternidad y el cuidado de los otros, con el 26.7 por ciento.
De ahí que las mujeres siguen siendo mayoritariamente las que cargan con el trabajo doméstico, pues el 38 por ciento reconoció que son labores de las mujeres; mientras que si el hombre se involucra en algunas tareas de la casa, son regularmente las que no les quiten el tiempo, como sacar la basura (41 por ciento), atender a las mascotas, reparar cosas de la casa o cambiar un foco (38 por ciento), señaló la encuesta.
Mientras tanto, las mujeres siguen cargando con las tareas más pesadas y que requieren más tiempo: lavar la ropa, cocinar, cuidar a los enfermos o a los bebés. «Es cultural porque hay veces que las mujeres ganan más y de todas maneras le dan el dinero a su esposo. El 34 por ciento considera lógico que el hombre gane más, autodevaluación de las propias mujeres», dijo Patricia Galeana.
LA POLÍTICA ES PARA HOMBRES
Respecto al papel de la mujer en puestos públicos, las candidatas femeninas aún tienen difícil ganar puestos de elección popular debido a que, de acuerdo con estos resultados, es más difícil para la mujer dedicarse a la política, según el 55.5 por ciento; aunado a que el 32 por ciento consideró que los hombres tienen más capacidad para la política. Mientras el cargo público es de mayor jerarquía, las posibilidades de votar por la mujer son menores, al menos entre la población con menor preparación educativa, señala el estudio.
Sin embargo, reconocen que las mujeres son más honestas que los hombres (43 por ciento). En teoría sí aceptan más que sea presidenta municipal, y baja este número para ser diputada local o federal, senadora y desde luego menos que sea presidenta del país», añadió Galeana.
Disponible en: https://www.debate.com.mx/mexico/Debe-la-mujer-someterse-los-mexicanos-creen-que-si-20171121-0195.html

Noticias