Historiadora Patricia Galeana destaca arte emanado de las revoluciones

Notimex. 19.10.2017


Todas las revoluciones cambian estructuras políticas, económicas, sociales, culturales y artisticos. En el caso de la Revolución Rusa surgieron personajes como Vasíli Kandinsky (1866-1944), destacado pintor pionero del arte abstracto, y el compositor Fiódorovich Stravinski (1882-1971) uno de los músicos más destacados e influyentes de la primera mitad del Siglo XX. Así lo manifestó la Doctora Patricia Galeana, Directora del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), al inaugurar el foro “Centenario de la Revolución Rusa”.
Con el arte de Kandinsky y Stravinski, la pintura y la música dejaron de ser para una élite y pronto llegaron al pueblo, a las grandes masas, con lo que el arte se democratizó para beneficio de millones de personas. En el caso de México, añadió Galeana, considerada la historiadora más destacada del país, tras la Revolución Mexicana llegó el muralismo mexicano con Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco, lo cual tuvo un impacto muy fuerte en otros países de la región latinoamericana. “De esa forma, la pintura salió de las galerías para ser para toda la población”, sostuvo la especialista.
Luego, el embajador de la Federación Rusa en México, Eduard Malayán, destacó que tras la Revolución Rusa que inició en febrero de 1917 y concluyó a finales de 1921 con el fin de la guerra civil, expresó algunas reflexiones en torno a los difíciles inicios, el cruento desarrollo y esperada conclusión de la Revolución Rusa, sus efectos y consecuencias, y la forma como influyó en el resto del mundo. Durante su participación en el acto y acompañado por el Doctor Enrique Semo, historiador y Consejero del INEHRM, así como por el embajador en retiro Héctor Cárdenas Rodríguez, quien ha sido diplomático por México en diversas naciones, especialmente en la Unión Soviética y la Federación Rusa, Malayán señaló: “La revolución de octubre abrió para la humanidad nuevas puertas para el desarrollo y eso, nadie puede cuestionarlo ni desaparecerlo de la historia, ni en su aspecto positivo ni en lo negativo; lo importante es conocer sus razones y sacar conclusiones. En mi país, el centenario de la Revolución rusa abrió el camino para la reconciliación, para entender que tenemos una sola historia”, sentenció convencido. La historia que se produjo en 1917, dijo, afectó a todas las personas, sin distinción de ideología. “Hay que entender que somos un solo pueblo”, añadió, y subrayó que “no es un juego de palabras, es un concepto histórico. Es un proceso de revolución que pasó por varias etapas, la de febrero, la de octubre, hasta la formación del poder soviético en 1921 con los resultados que el mundo ha conocido”.
Malayán manifestó que la Revolución de Octubre es uno de los eventos más importantes del siglo XX, que influyó en la historia universal y en el destino de muchos pueblos. En cuanto a Rusia, dijo, es el acontecimiento más grande de la centuria pasada: los otros dos grandes eventos del siglo XX ruso, la victoria sobre los fascistas y la desintegración de la Unión Soviética, están relacionados con la Revolución. En su oportunidad, Enrique Semo, historiador decano de la UNAM y Consejero Técnico del INEHRM, resaltó los logros de la gran Revolución Rusa, que transformó al siervo en obrero y al súbdito en ciudadano, y mostró al mundo el camino para liberar a los pueblos de la desigualdad. “Millones de campesinos analfabetos pasaron a ser obreros o ingenieros agrícolas de todo tipo”. Ese evento abrió el camino para el socialismo y la esperanza para la igualdad y las oportunidades, lo que no tiene paralelo en la historia de la humanidad. “La Revolución Rusa fue la más importante de un siglo y de una década de revoluciones, la israelí en 1905, la mexicana en 1910, la alemana de 1918 y la turca de 1919. La rusa creó un Estado socialista no ajeno a muchos problemas”. Luego explicó que el Estado socialista acortó la distancia de la desigualdad, creó una planificación central en una época en que no había informática que hubiera sido de gran ayuda. “Creó un poder con la participación de los obreros y campesinos, y generó condiciones de igualdad en salud, vivienda, educación para toda la población y en 59 años creció su producción exponencialmente”, acotó.
Para Semo la revolución rusa influyó en los revolucionarios mexicanos, principalmente magonistas, pero también zapatistas y puso de ejemplo la carta que el caudillo del Sur dirigió a Genaro Amezcua, quien se encontraba en Washington, donde le señaló: “Mucho ganaría la humana justicia si todos los pueblos de nuestra América y todas las naciones de la vieja Europa comprendiesen que la causa del México revolucionario y la causa de la Rusia irredenta, son y representan la causa de la humanidad, el interés supremo de todos los pueblos oprimidos”.
Lo extraordinario es que apenas ahora, en su centenario, empieza el análisis de la gran Revolución Rusa como una etapa de transformación de la humanidad, dijo. “Una vez y otra vez lo obreros luchan y son derrotados, pero la derrota de ninguna manera es definitiva; en nuestro siglo, el movimiento está renaciendo y tomando nuevas formas y así es la historia, después de cada derrota nada queda igual”, concluyó Semo. Por último, el embajador en retiro Héctor Cárdenas recordó si bien las Revoluciones Rusa y Mexicana tienen puntos de coincidencia, en tanto fueron resultado de movimientos genuinamente sociales con fuerte contenido, también tuvieron diferencias relevantes. “La Revolución Mexicana constituyó una etapa más en el proyecto nacional iniciado con el proceso de independencia, mientras que la Bolchevique tuvo por finalidad destruir los pilares de la sociedad zarista”, concluyó.
Disponible en: http://www.20minutos.com.mx/noticia/286007/0/historiadora-patricia-galeana-destaca-arte-emanado-de-las-revoluciones/#xtor=AD-1&xts=513356

Noticias